Crónica de la Solemnidad del Corpus Christi de 2013

Mairena del Aljarafe vivió el pasado Domingo día 2 de Junio en la Solemnidad del Corpus Christi el momento cumbre de su particular Año de la Fe.

Tras un concurrido y solemne Triduo Eucarístico presidido su Divina Majestad y un magnífico Pregón pronunciado por Manuel Jesús Romero Aguilera llegaba el Gran día del Corpus Christi.
El presbiterio  de la Parroquia de San Ildefonso mostraba una estampa distinta a la de años anteriores, dónde aparecía excelentemente ataviada la Virgen Santísima de las Mercedes en un altar de cultos que emulaba el paso procesional que utiliza esta Imagen, tan venerada, en su procesión del mes de Septiembre.

Poco antes de las nueve de la mañana entre los alegres sones de la Banda de Musica Municipal de Gines, repiques de campanas, el estruendo de los cohetes...  el Excmo. y Rvdmo Sr. D. Santiago Gómez Sierra, Obispo Auxiliar de Sevilla llegaba a la sede canónica de la Real Hermandad Sacramental y Cofradía de Nuestra Señora de las Mercedes, que estaba abarrotadísima de fieles.

En las puertas del Templo, que preside la Santísima Virgen de las Mercedes, se encontraban las principales autoridades civiles locales y representantes de la corporación Sacramental y Mercedaria de la Villa de Mairena que recibían al Sr. Obispo entre la ilusión y el nerviosismo en un momento que a más de uno le trasladó al pasado 24 de Septiembre, Festividad de la Virgen de las Mercedes, cuando el Sr. Arzobispo de Sevilla, D. Juan José Asenjo Pelegrina llegaba a Mairena para presidir la Solemne Función y el Besamanos de la Virgen.
Durante el Pontifical intervino el Coro de la Hermandad Sacramental de las Mercedes quién también había puesto el acompañamiento musical al Solemne Triduo del Santísimo y a la XXXII edición del Pregón del Corpus Christi de este municipio aljarafeño. En el ofertorio se ofrecieron  a Dios y a la Virgen Inmaculada de las Mercedes, además del pan y el vino, un cirio votivo del Año de la Fe y una muestra de los alimentos que durante varias jornadas habían sido recogidos por los devotos para Cáritas Parroquial.

Tras la Santa Misa un cortejo formado por la Cruz Parroquial, el Niño de Dios que había sido trasladado desde el Monasterio de las Hermanas Concepcionistas el domingo anterior, los niños y niñas que realizaron su Primera Comunión este año, el Simpecado de la Santísima Virgen de las Mercedes, las representaciones de las Hermandades establecidas canónicamente en la Iglesia de San Ildefonso y otras insignias propias de la Hdad. Sacramental empezaba a abrirse hueco en una plaza repleta de fieles que esperaban la salida del paso de la Custodia con Jesús Sacramentado, que sin perder su sello clásico combinaba claveles blancos y hojas de eucalipto que desprendían un suave aroma que se entremezclaba con el olor del romero que alfombraba todas las calles por las que discurría la procesión.
Colgaduras, colchas, reposteros y banderas engalanaban la mayoría del recorrido entre altares de particulares y de las Hermandades, y de una multitud de macetas que los vecinos colocaban en las aceras para honrar a Jesús Eucaristía.
Tras el Paso del Señor, D. Patricio Gómez Valles, Párroco  de San Ildefonso y Director Espiritual de la Hermandad Mercedaria y Monseñor Gómez Sierra, visiblemente satisfecho del trabajo realizado por la Real Hermandad Sacramental y Cofradía de las Mercedes y por extensión de toda la Comunidad Católica de Mairena del Aljarafe.

Nuevamente en el interior de la Parroquia tras dar la Bendición Solemne con el Santísimo, dieron las doce en punto del medio día y ante la Madre de Dios, D. Santiago rezó el Ángelus y se cantó la Salve culminando así la primera parte de una jornada única, emotiva, solemne e histórica para Mairena.
Pero tiene el Corpus de Mairena algo que lo diferencia de otras poblaciones, tiene el mejor broche que cualquier celebración eucarística puede tener, es la presencia de María en las calles, tal y como afirmó el Obispo Auxiliar de Sevilla en el Pontifical cuando hacía referencia a la tradición centenaria de procesionar a la milagrosa Imagen de Santa María de las Mercedes  por las calles de Mairena en la Jornada del Santísimo Cuerpo y Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.
En un ambiente mucho más festivo pero no menos solemne, las calles del casco histórico de Mairena se iban poblando de emocionados fieles que esperaban la “salida más difícil y más bonita” que se produciría pasados algunos minutos de las ocho de la tarde.

La Virgen, que volvía a lucir su ajuar dorado con motivo del Año de la Fe, iba en su argénteo templete perfumado y adornado con distintas variedades de flores blancas, azucenas, rosas, fresias... pendiendo además de los varales racimos de uvas y espigas.
Si emocionante fue la salida, no menos intenso fue el discurrir de la Virgen de las Mercedes por las calles de su pueblo, inundadas de devotos entre vítores, piropos y lluvias de miles de pétalos de flores que hacían las delicias de un pueblo enamorado de su Madre.
La Virgen que fue portada por hombres y mujeres de distintas edades, como es costumbre; iba visitando las casas de los maireneros más mayores o enfermos a la par que se iban ofreciendo a las personas que más necesitan de Ella flores blancas de su paso.
El Coro de la Hermandad volvió a interpretar piezas dedicadas a la Virgen de las Mercedes en distintas paradas de la Procesión, pero además un grupo de devotos ofreció a su Soberana unas hermosas sevillanas que fueron coreadas por los devotos de la Santísima Virgen mientras caían sobre el paso de la Virgen pétalos de claveles y rosas.
A las doce en punto y tras haber saludado a las Hermandades del Rosario y del Rocío, al Ayuntamiento y haber realizado una oración volviéndose la Virgen hacia el Cementerio y tras el jubiloso transitar de la Imagen  por la Calleja a los sones de la marcha Encarnación Coronada entre las más sinceras muestras de cariño y devoción la Virgen regresaba a su sede canónica poniendo el punto y final a una de las Jornadas más intensas y emotivas que ha vivido la Villa de Mairena del Aljarafe en décadas, un Corpus histórico que ha sido el momento culmen de todas las actividades que se han venido realizando y que se van a realizar en Mairena por el Año de la Fe, declarado por su Santidad el Papa Emérito Benedicto XVI  y que finalizará bajo el Pontificado del Papa Francisco en Noviembre con la celebración de la Solemnidad de Cristo Rey.
            
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...